Gorro de cerebro

(La cosa sigue yendo de gorros)
Mi prima Carolina, que es neuropsicóloga, vio por ahí una foto de un gorro de cerebro y no se le ocurrió otra cosa que “retarme”, a lo que respondí que se lo haría siempre y cuando se lo pusiera…
Me puse ha hacer, a deshacer…  ahora más grande, ahora más estrecho… 
El caso es que usé una lana que me dio mi madre, le había sobrado de hacerme una chaqueta cuando era pequeña.

Pensé que tendría bastante, pero cuando me puse a coser…

Pues eso, ¡¡¡se me acabó sin dejar el cerebro completo!!!  He buscado y rebuscado.. y nada, no doy con un color parecido, tampoco encuentro la chaqueta que dice mi madre que me hizo, así que no hay opción a deshacerla.

Pero tenía ganas de ver su cara cuando lo viera y…

tengo que decir que no, que esa soy yo, pero SORPRENDENTEMENTE, ¡LE QUEDA BIEN! (vamos, que le favorece)

Por respeto a su imagen pública, como profesional de prestigio, he decidido no subir su foto, jejeje, pero tengo material para chantajear por un tiempo… (risa malvada, mua ja ja ja)

Y no, no contempla la opción de poner una parte “tumoral” de otro color…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *