Y llegó la de la Puchy!

 También, como la de Ana, llegó esta muñeca respondiendo a las peticiones y gustos de mi sobrina Leticia. Fue ella la que decidió el color del vestido, la forma de las orejas, el color de los ojos y el del pelo.

Comencé a hacerla cuando ella (mi sobrina) estaba de vacaciones y las únicas fotografías de la muñeca que tengo son las que le hice con el teléfono móvil para enseñársela a su madre, de ahí la calidad de éstas. Tendré que pedirme que me la deje para hacerle un book como se merece, pero la última vez que la vi había sufrido una modificación en su melena y tenía dos nudos en cada pelo y, creedme, tenía muchos  🙁

La verdad es que se ve muy regular, jejeje. Prometo intentar hacerlas mejor!!!

Ah, y queda ponerle los pendientes que no sabemos si hacerla pija o hippie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *