Manta de apego: Perro. Muñecas “ricitos”

Había entrado en la fiebre de las mantas de apego y recordé que Sofía usa su gasa y su perro…
Le preguntamos a su madre qué animal le gusta más, pero de los perros no salía. Mira que me da coraje hacer perros, pero la ocasión lo merecía.
Un poco de color para el hocico:

La cabeza:

Ojos para que vea:

Y con las orejas, y cada cosa en su sitio:

Ahora quedaba hacer la manta, que con los colores del perro tampoco me daba mucho juego para combinar y yo, que de por sí soy mala combinando…

Este es el resultado final:

¡Tachán!

Ahora el problema venía en que ya que teníamos que mandarlo a Almería, podíamos aprovechar el paquete y mandarle algo a su hermana Helena, así que me puse a pensar en algo que no fuera muy grande y me vino a la cabeza el hada pequeñita que ya había hecho alguna vez.

Me puse con ella y empecé a pensar que ya que le hacía una a Helena, lo mismo Sofía también quería otra, así que lo mejor era hacer dos muñecas al mismo tiempo.

Un poco lío lo de tener en cuenta el doble de cada parte, además, al principio pensé en que fueran hadas, así que las alas también había que hacerlas:

¡Listas para bailar!

Prueba de que las alas las hice y las deshice:

Los churro-pelos de antes no fueron bastante… tuve que hacer unos cuantos más.

TACHÁN:

Las dos están encantadas con sus muñecas, lo malo es que un pajarito me ha dicho que Sofía se queda con las dos siempre que puede… 
¿Qué os parecen?

2 comentarios en «Manta de apego: Perro. Muñecas “ricitos”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *