Vikingo 2

Desde Sestao, Eva, me hizo un pedido:
Se había quedado prendada del Vikingo de Sito y quería uno para ella, así que, después de demostrar una paciencia increíble, esperar a que me mudase, pusiera un poco de orden entre las cajas y sacara tiempo entre el trabajo, la niña y garbancito segundo…. 
Su vikingo comenzó a tener forma:

Esta vez he modificado el pelo (el pobre no sale nada favorecido, pero es lo que tienen las sesiones de peluquería) lleva más trenzas que se trenzan con la barba:

Como en el otro, toda su ropa se puede quitar, a excepción del casco:

¡Tachán!

A ella le gustó mucho y yo volví a disfrutar hacíéndolo, así que, ¡todos ganamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *